Los cuadernos azul y marrón
(de Vicente Ulive-Schnell)

Contenido | menu | busqueda

sábado 28 febrero 2009

"Caracas metamorfosis" gana premio en España

La obra de videoarte de los venezolanos Fernando A. París y Marilyn Birchfield se llevó el Gran Premio del Jurado de 2008Culturas, un evento organizado por el Ministerio de la Cultura allá en la madre patria.

Read next

miércoles 18 febrero 2009

Una miopía muy venezolana

Cuando el Rey de Epiro navegó la multitud de cuerpos destajados en el campo de batalla, exclamó, “otra victoria como esta y estaré vencido”. Había ganado una batalla contra los romanos, pero la violencia de la masacre le había costado todo su ejército. Su nombre propio, Pirro, dio nacimiento a la expresión “victoria pírrica” que ya habrán entendido, aunque si me preguntan a mí, debería significar “muerte estúpida” ya que Pirro murió en Argos cuando alguien lanzó una teja desde una casa y se la clavó en la cabeza sin querer. Digno final, dirán algunos.

Read next

domingo 8 febrero 2009

"El pasajero de Truman" de Francisco Suniaga

Esta novela traza la historia trágica del candidato a Presidente de Venezuela, Diógenes Escalante. Amparado en un acucioso trabajo de investigación, Francisco Suniaga nos ofrece la crónica de un período político crucial, cuyo fracaso dio pie a cuatro golpes de Estado y gran parte de la ingobernabilidad del país a mediados del siglo XX. Sin embargo, el énfasis excesivo en los hechos y la poca atención a los aspectos estilísticos inherentes a una novela entrampan el libro en el vicio de la literatura venezolana, que reduce todo a lo periodístico, a la crónica y a la narración de hechos históricos con poca atención al desarrollo de la prosa.

Read next

miércoles 4 febrero 2009

Mi correspondencia con una periodista de El Nacional

fe de erratas

En El Nacional de ayer, 03/02/09, el lector podía enterarse de la existencia de "Alfred Hitler", el hermano de Adolfo, supongo. Entre no pocas imprecisiones, la ciudad alemana de "Postman" era el centro de la diatriba en torno a Mendelssohn. Decidí entonces, escribirle a la autora de la nota, para hacerle parte de algunos detalles que ella había dejado de lado.

Read next